LLÁMANOS: +34 646 536 177    ¡atendemos whatsapp! 

El Bálsamo de Fierabrás

El Bálsamo de Fierabrás está ubicado en Picón, típico pueblo manchego que podrás utilizar como epicentro para tus visitas, tanto de naturaleza como culturales. Sin olvidar que es un perfecto lugar de descanso y ocio.

El Bálsamo de Fierabrás

El Bálsamo de Fierabrás está ubicado en Picón, típico pueblo manchego que podrás utilizar como epicentro para tus visitas, tanto de naturaleza como culturales. Sin olvidar que es un perfecto lugar de descanso y ocio.

El Bálsamo de Fierabrás

El Bálsamo de Fierabrás está ubicado en Picón, típico pueblo manchego que podrás utilizar como epicentro para tus visitas, tanto de naturaleza como culturales. Sin olvidar que es un perfecto lugar de descanso y ocio.

El Bálsamo de Fierabrás

El Bálsamo de Fierabrás está ubicado en Picón, típico pueblo manchego que podrás utilizar como epicentro para tus visitas, tanto de naturaleza como culturales. Sin olvidar que es un perfecto lugar de descanso y ocio.

Casa Rural El Bálsamo de Fierabrás

inicioLa Mancha es mundialmente conocida como tierra de Don Quijote mas en ella, la provincia de Ciudad Real sigue siendo una gran desconocida. Históricamente tierra de paso, los viajeros la dejaban atrás sin vislumbrar ni gozar de los muchos tesoros que encierra.

Un entorno natural privilegiado en el que destacan los Parques Nacionales de “Las Tablas de Daimiel” y “Cabañeros”. Tablas fluviales que provocan grandes encharcamientos debido a la escasez de desniveles en el terreno y con una avifauna espectacular el primero, y sobresaliente ejemplo de la raña y del bosque mediterráneo ibérico el segundo. Sin olvidar otros ecosistemas como son el “Valle de Alcudia” o las “Lagunas de Ruidera”.

“El Bálsamo de Fierabrás” está ubicado en Picón, típico pueblo manchego que podrás utilizar como epicentro para tus visitas, tanto de naturaleza como culturales. Sin olvidar que es un perfecto lugar de descanso y ocio. Déjate sorprender por Ciudad Real, con sus paisajes y pueblos, con sus mares de viñas y la “Ruta de D. Quijote” al alcance de la mano.

Y, como diría el Hidalgo Caballero: “No tengas pena amigo, que yo haré agora el bálsamo precioso con que sanaremos en un abrir y cerrar de ojos”. “Es un bálsamo - respondió don Quijote- de quien tengo la receta en la memoria, con el cual no hay que tener temor a la muerte, ni hay pensar morir de ferida alguna. Y ansí, cuando yo le haga y te le dé, no tienes más que hacer sino que, cuando vieres que en alguna batalla me han partido por medio del cuerpo (como muchas veces suele acontecer), bonitamente la parte del cuerpo que hubiere caído en el suelo, y con mucha sotileza, antes que la sangre se yele, la pondrás sobre la otra mitad que quedare en la silla, advirtiendo de encajallo igualmente y al justo. Luego me darás a beber solos dos tragos del bálsamo que he dicho, y verásme quedar más sano que una manzana”.